Administrativo

En ocasiones la Administración no actúa con los criterios de justicia y proporción que le deberían caracterizar y los ciudadanos han de defenderse ante estas intromisiones. Asuntos como expedientes sancionadores, problemas tributarios, expropiaciones forzosas o responsabilidad patrimonial por el mal funcionamiento de los servicios públicos requieren un defensa firme y eficaz.

Otras veces la maraña burocrática hace necesaria la representación de un Abogado que conozca bien los entresijos de la Administración ahorrando tiempo, gestiones innecesarias y costes al ciudadano.